¿De qué se trata?


La agricultura y ganadería convencional se enfoca en obtener altos rendimientos sin importar la degradación del suelo y la sobreexplotación del agua. Los impactos negativos no suelen tomarse en cuenta, y tanto la sociedad como el ambiente sufren las consecuencias.

Querétaro forma parte de una región estratégica en la producción y suministro de productos agropecuarios. Es uno de los principales productores avícolas, tanto de carne como en postura, tiene una de las ganaderías lecheras más importantes del país, cuenta con una de los principales centros de abasto de carne de res para la ciudad de México y en los últimos años, ha sido uno de los estados con mayor desarrollo en ovinocultura y caprinocultura.

Por ello la Facultad de Ciencias Naturales a través de la Licenciatura en Producción Agropecuaria Sustentable, ofrece  una formación y desarrollo académica a sus estudiantes realizando un balance entre lo económico y lo ambiental, teniendo como finalidad formar profesionistas que:

    a) Generen alternativas adecuadas y sustentables para obtener, procesar y comercializar productos agropecuarios, así mismo,

    b) Colaborar para aprovechar y cuidar las áreas forestales y la vida silvestre, dado que el ser humano tiene la obligación de asegurar la perpetuidad de las especies vegetales y animales.


¿Qué lo distingue de otros programas similares?

I) Su ubicación es privilegiada:

    a) Las clases se imparten en el Campus Concá, sede del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en materia Agrícola, Pecuaria, Acuícola y Forestal (CIDAF). Esto permite que los alumnos tengan la oportunidad de involucrarse en proyectos de investigación aplicada.

    b) Concá se encuentra dentro de la reserva de la biósfera Sierra Gorda, el área protegida que contiene más ecosistemas en México. Esto permite que los alumnos lleven a cabo prácticas ligadas a la conservación de especies nativas.

II)   TIENE UN MODELO DE APRENDIZAJE POR PROYECTOS. El programa tiene dos proyectos transversales que permiten que el estudiante viva lo que está aprendiendo en sus materias:

  • Comunidad Autofinanciada. Durante toda la carrera el estudiante experimenta con su grupo la creación de un fondo de ahorro y préstamo que les permita empezar proyectos productivos sin depender exclusivamente de instituciones financieras o de programas de gobierno.

  • Proyectos productivos estudiantiles. Del quinto al octavo semestre grupos de 4 a 6 estudiantes solicitarán un préstamo de su CAF, y con ese dinero diseñarán y ejecutarán su propio proyecto productivo, tomando en cuenta aspectos financieros, sociales y ambientales. En el octavo semestre los estudiantes cerrarán el negocio, se repartirán las ganancias y evaluarán si funcionó o no. (leer más)

 

Esta vivencia les permitirá a los estudiantes practicar las técnicas aprendidas en las materias, experimentar el reto de la comercialización de los productos, y desarrollar su liderazgo y emprendimiento basados en las posibilidades reales del lugar donde viven.